3 grandes trucos para conectar con tu audiencia

Uno de los grandes miedos que todos tenemos al hacer una presentación, es el de no lograr captar la atención de nuestra audiencia, que nuestra presentación no sea lo suficientemente comunicativa o impactante como para conectar con el público.

Esto es algo que pasa más veces de las que creemos, pero aplicando ciertas estrategias podemos hacer que nuestras presentaciones comuniquen las ideas y conceptos que queremos transmitir, de forma efectiva y manteniendo la motivación del público.

Muchas veces el error no está en la temática de la presentación, si no en la forma en como comunicamos y como transmitimos la información.

En este artículo compartimos 3 trucos infalibles para conectar con tu audiencia a través de una presentación:

Utiliza el storytelling como recurso

Empieza contando una historia. Hay estudios que afirman que las personas estamos constantemente receptivas a escuchar historias, ya que a través de estas buscamos de una forma u otra sentirnos identificados.

Cuenta una historia sobre algúna anécdota que pueda ser común en tu audiencia y que sirva como abreboca a la temática que vas a desarrollar, verás que empatizarás con tu público y despertarás la atención.

Realiza preguntas abiertas

Esta es una técnica muy utilizada por grandes speakers y consiste en realizar preguntas de forma espontánea al público, muy generales y que no vayan dirigidas a alguien en particular.

Puedes empezar con un ¿A cuántos no nos ha pasado…? Levanta la mano si… ¿Cuántas veces al día…? ¿Tu mujer es de las que..?

La dinámica la puedes realizar a lo largo de la presentación y mantendrás a tu público activo y con interés en lo que estás comunicando.

Utiliza recursos audiovisuales de alto impacto

Las presentaciones deben ser una herramienta de apoyo para tu discurso, y solemos cometer el error de distribuir el máximo de información posible en las diapositivas para utilizarlas como una especie de guía. Esto es algo que debemos dejar de hacer, una presentación donde predomina texto obliga al público a leer y no genera ningún estímulo o motivación.

Debemos valernos de recursos visuales potentes para reforzar los conceptos e ideas que queremos transmitir. Recomendamos utilizar imágenes apaisadas, titulares grandes, vídeos, gif animados. Esto hará tu presentación más atractiva sin desviar a la atención a tu discurso.

Como puedes ver, más que diseño es un tema de la forma en que te comunicas con tu público. Aplicando estos tres consejos le darás un vuelco a tus presentaciones consiguiendo resultados positivos.