Cómo estructurar presentaciones eficaces

El diseño de la presentación, el enfoque que le des al conjunto de diapositivas y la forma en que la presentes, van a ayudar a que tu mensaje llegue de una forma efectiva y a que cumplas los objetivos de tu presentación.

Una presentación es una cápsula de tiempo que tienes para conectar con tu audiencia, transmitir el mensaje y dejar una huella.

El tiempo que dure tu presentación debes aprovecharlo al máximo, piensa que cada presentación es una oportunidad única de conectar con tu público objetivo y para esto debes estructurarla inteligentemente.

En este artículo vamos a hablar de cómo se estructuran las presentaciones eficaces en cuanto a diseño, discurso y actuación para que logres captar la atención de tu audiencia hasta el final de tu presentación.

Las presentaciones eficaces:

  1. Despiertan emociones

Uno de los primeros objetivos que debes plantearte al empezar a diseñar una presentación, es el integrar componentes que generen emociones en la presentación, tomando en cuenta que los 10 primeros minutos son cruciales.

Empezar la presentación contando una historia, mejor aún si es personal, es recomendable para generar empatía y si apoyas tu discurso con efectos y recursos audio visuales, como vídeos e imágenes interactivas, captarás la atención y despertarás interés para el resto de la presentación.

  1. Tienen una idea como eje de posicionamiento

Tu presentación debe aportar una solución a un problema puntual. No puedes hacer tu presentación sobre temas generales sin desarrollar ningún punto en específico, debes elegir una idea o concepto que sirva como eje de comunicación y que todo el discurso gire en función a esta idea.

  1. Son claras y concisas

Este punto está más relacionado con la forma de dar tu discurso y el diseño de tu presentación. Busca las palabras adecuadas y evita dar vueltas explicando una idea una y otra vez. En cada diapositiva pon la mínima información que necesites para apoyar tu discurso, sintetiza y lograrás que tu mensaje llegue de una forma más clara.

  1. Tienen un hilo conductor

Una presentación debe estar diseñada para que guíe al oyente desde el principio hasta el final, evitando cualquier tipo de dispersión. Recomendamos la siguiente estructura:

Presentación del problema >> estrategia y canales resolutivos >> solución

No olvides que tu presentación tiene un objetivo comunicacional que cumplir, debe aportar valor a tu sector y posicionarte como un profesional en tu área.

  1. Activan neuronas

Las presentaciones son realmente eficaces cuando ponen a pensar a la audiencia desde el primer minuto en que comienzan. Hacer preguntas abiertas y poner en el aire datos impactantes,  son una buena táctica para empezar a activar el pensamiento de tu público objetivo.

  1. Invitan la interactuación

Una presentación no sólo es una oportunidad para tener una toma de contacto con tu público objetivo, si no también es un espacio donde puedes interactuar, intercambiar información y emociones y recibir feedback de tu audiencia, ¿Cómo? Haciendo preguntas, pidiendo opinión e inclusive realizando alguna dinámica.

  1. Dejan pensando al oyente

Para finalizar, una vez que hayas llegado al punto de presentar la solución al problema, puedes hacer un cierre poniendo en el aire una tendencia, un dato, un descubrimiento o una crítica personal  que deje pensando a tu público objetivo y con ganas de saber más sobre ti y sobre tu trabajo.

También te puede interesar 7 pasos para diseñar una presentación anti bostezos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *